EL DOBLE RASERO DEL PARTIDO POPULAR

martes 06 abril 2010

Una formación política que hizo de la lucha contra la corrupción su estandarte para marcar distancias sobre los escándalos que agobiaron al PSOE en la década de los noventa no puede aceptar ahora la baja temporal de Jaume Matas, sino que debería haberse adelantado a la jugada y haberle supendido de militancia, tal y como hizo la semana pasada con el edil de El Tiemblo, José Ramón Hernández Mayoral, por su presunta pertenencia a una banda de falsificadores de dólares.
Alicia Sánchez-Camacho, el nuevo rostro del PP en Cataluña, realizó una reflexión tremendamente cabal y muy constructivas para su propio partido: «El PP no puede permitirse el lujo de tener a Jaume Matas como militante». Ninguna otra voz se escuchó como la de ella, ni siquiera con tibieza. En realidad, no hubo más voces que la suya. Los demás dirigentes guardaron un mutismo poco edificante hasta que ayer el propio Matas presentaba su baja temporal. Una baja que debería haber sido una suspensión de militancia por parte del PP ante la existencia suficiente de indicios que impiden a este personaje en cuestión ser ejemplo de comportamiento ante los ciudadanos. Él mismo reconoció haber gastado 400.000 euros en dinero negro para pagar unas obras. El delito admitido no es ninguna baladí tratándose de un ex-ministro y de un ex-presidente autonómico.
Si el Partido Popular quiere mantener su cuota de credibilidad ante la ciudadanía a la hora de hablar de corruptelas debe ser mucho más transparente y mantener el mismo rasero con todos sus militantes, sean estos ediles de un pequeño pueblo, como es el caso de lo ocurrido en El Tiemblo, o sean ex-ministro y ex-presidentes de cualquier Comunidad Autónoma. Aunque no cabe un juicio paralelo al de la propia Justicia, ni adelantarse al auto del juez, tampoco tiene sitio la ambigüedad y el doble rasero que viene empleando el PP en los últimos tiempos a la hora de abordar sus casos de corrupción. En ocasiones no es necesario esperar sentencias, los indicios son más que suficientes. O al menos esa es la estrategia que el propio partido desarrolla cuando los sospechosos de corruptelas son de otras siglas políticas. Ellos sí les parecen culpables ya desde la imputación.   

FUENTE: http://www.diariopalentino.es/noticia.cfm/Opini%C3%B3n/20100330/doble/rasero/partido/popular/A9C3BA6C-DB94-9A2D-A4AD30A318AF0D20






os comentarios foron deshabilitados.