El PP, ¿adalid ahora del "cretino" y "subnormal" Blas Infante?

martes 12 agosto 2008

Viendo cómo toda la plana mayor del PP andaluz ha reaccionado recientemente ante el aniversario del fusilamiento de Blas Infante, y contemplando atónito como se han movilizado, vociferado, escrito, adulado y bramado, parece que la conversión de San Pablo es una simple anécdota al lado de la transformación radical sufrida por las huestes populares, al caerse del caballo de señorito andaluz y caminar hacia el andalucismo y la idolatría venerable al nuevo santo del PP, “San Blas Infante”.

Adversión hacia Infante
Pero hay que recordar que hasta llegar hasta este milagro de fe y de cambio de religión, el PP ha dado muestras –y las sigue dando- de animadversión hacia la figura del denominado “padre de la patria andaluza” y de rechazo a recuperar la memoria histórica de fusilados republicanos, tan dignos y tan víctimas, como el propio notario asesinado por los falangistas, en el kilómetro 4 de la antigua carretera de Carmona.

Memoria histórica
Parece una indecencia, una desvergonzada indecencia, llenarse la boca de loas a Blas Infante y que el Ayuntamiento de Granada deje que la plaquita del cementerio que recordaba a los fusilados republicanos haya sido eliminada por los servicios municipales y no se reponga. Una indecencia más que se une a que el mismo Ayuntamiento granadino y el de Huelva -del PP, por supuesto- mantengan a Franco como Hijo Predilecto y con honores de estadista. Parece mucho más que una indecencia, que allá en donde un ayuntamiento quiere recuperar la dignidad democrática quitando honores obsoletos, lapas del pasado y líquenes nostálgicos adheridos, casi siempre tengan que luchar con la oposición de los concejales de la derecha que lidera Arenas.

Ascenso de Quadras
Pretender ahora ser más defensor de Blas Infante que nadie, convertirse súbitamente en su paladín y portaestandarte, es un ejercicio de hipocresía cuando se elige en la nueva dirección de Rajoy, a la persona que llamó al notario de Casares “cretino integral”, “subnormal profundo”, "estrafalario", "grotesco" ,"Mohamed" Infante, etc… Y además, a Vidal Quadras, no sólo no lo cesaron, sino que después en el congreso de Valencia lo ascendieron, tal vez porque los que le votaron vieron en esas palabras ofensivas con los andaluces, méritos "nacionales" para su nombramiento.

Bienvenido al club
En todo caso, si todo este proceso va a servir para atraer al Partido Popular de Andalucía a posturas más tolerantes y más respetuosas con quienes dieron su vida por la causa de la democracia frente a la barbarie en armas o a entender de forma más abierta el fenómeno autonómico, bienvenida sea la súbita conversión. Pero eso hay que demostrarlo con posturas globales.

Ejemplo diario
No vale ese despliegue de movilización ejercido estos días en Sevilla, si el resto del año y en las otras siete provincias las posturas rancias y los postulados integristas siguen preponderando. Ya lo escribió Antonio Burgos en 1996: “Arenas tiene labia, desparpajo y hasta la dosis homeopática de poca vergüenza necesaria para hacer política en España”. Por lo visto en estos días, parece que así es... homeopáticamente hablando






os comentarios foron deshabilitados.